Miles de personas alrededor del mundo, suelen empezar el día con una taza de café. Esa bebida oscura, amarga pero a la vez mágica, que al entrar contacto con el cuerpo, detona toda clase de emociones.

Extrañamente, en la mayoría de los casos, el primer contacto que se tiene con la bebida, no suele ser el más obvio, porque no es el sabor, sino su aroma, lo que despierta y emociona cada mañana.

En lo personal, el café me conecta con mis raíces. Soy colombiana y llevo café en la sangre, así que su olor me recuerda cada mañana quien soy, me transporta a mi niñez, a la casa donde crecí y me sienta, en una pequeña silla de color verde, junto a mi abuela.    

Esas notas de café tostado y recien molido, que se cuelan por mi nariz, se convierten en un estímulo que conecta emociones, experiencias y sensaciones. Proceso que conocemos como PERCEPCIÓN: Capacidad humana, para captar el mundo e interpretarlo según vivencias, motivaciones y necesidades propias.

Pero la percepción va más allá de una respuesta a un simple estímulo.  La percepción es un sentir consciente y activo. Es sentir plenamente el mundo que habitamos. Porque no basta con captar el mundo para realmente sentirlo. Percibir implica prestar atención, activar nuestros sentidos, explorar y disfrutar de los detalles, de lo cotidiano, lo que está y ha estado allí para nosotros.

La percepción nos abre la puerta a un mundo de mayor inspiración, a un mundo de revelaciones y conexiones creativas. Percibir es explorar nuestro universo personal y conectarlo con el mundo de nuevas posibilidades. 

Cuando esa capacidad de percibir se convierte en hábito en nuestra vida, ampliamos las fronteras de nuestro entorno, hacemos que cada estímulo, captado por los sentidos, se convierta en una poderosa fuente de inspiración, en una oportunidad para explorar, conectar y crear. 

Percibir es estar atento, es captar el mundo, es sentir y es vivir.

Y de ese sentir y vivir están hechas nuestras historias. Por eso, para mi, percibir es sentirme en familia gracias a una taza de café.

¿Conoces nuestra oferta de actividades para escribir juntos? Entra aquí